Del budismo o del Gita, una conclusión

Por otro lado, el budismo, cuyo objetivo no es Dios sino una perfección, liberación, nirvana, o iluminación, dependiendo de la escuela, considera que todos somos potenciales Budas, o iluminados, incluídos los mosquitos y las sanguijuelas: en nuestro ciclo de vida y muerte pasamos por muchos seres diferentes y todos tienen derecho a iluminarse alguna vez al final de esa evolución, así que matarlos o interferir en su camino es pecado y cargará karma a tus espaldas del que tendrás que hacer cuentas en algún punto de tu existencia.

Por el no matar mismo, es lindo ver a la gente tener cuidado de no matar mosquitos. Yo les daba tregua meditando en el calor y el sudor. -Pero me he cargado unas sanguijuelas recientemente caminando en Sikkim, edito, que se llenaban de mi sangre muy gordas bajo mis calcetines, dejándolos para escurrir sangre. Mire perdone, pero hay cosas que…-

Otro colega le preguntó a Buda,
-Buda, ¿por qué debemos amar a todos por igual?
-Porque en las numerosas vidas de cada hombre, todos los otros seres han sido en algún momento amados para él.

Quería decir que en el pasado, presente o futuro, todos nos cruzamos con todos en algún punto, y cada persona podría ser un amigo en otro momento de tu existencia [existencia de tu alma, burro]. Y ojo que Buda, bobadas, no decía muchas.

* * *

25 julio

«Son muchos conceptos, una sobredosis de conceptos existenciales que flotan en el aire cálido de la India, en la temporada de lluvias junto al Ganges de Nabadwip, al que he ido a bañarme esta tarde. Aunque muchos lo consideran el río más contaminado del mundo, muchos más lo consideran el agua purificadora: Krishna en estado líquido. Parece que desde Varanasi, donde echan los cuerpos incinerados en sus aguas, hasta aquí, se purifica mágicamente. Numerosas leyendas hablan sobre milagros en sus aguas.

Es dulce y barata la vida aquí. Entre sus sabores, he hecho amiguillos, excursiones a lugares sagrados en las islas fluviales, infinitas comidas con cientos de personas en los comedores comunales, en el suelo, comiendo el arroz con las manos en platos de hojas unidas con palillos, lo más ecológico! Escapadas de puesta de sol en los campos aledaños, viendo nubes grises cortando con relámpagos junto a la enorme cúpula del templo nuevo. He tomado Prasadam cuando lo ofrecen por el campus, donde me permitía también dulces lácteos de las vaquitas del goshala cada tarde; he meditado en el templo de Prabhupada a menudo, más tranquilo, de mañana o noche. He cantado Hare Krishna con cimbales y mridanga en el sankirtana que tiene 24 horas en un rincón; he visitado a veces la habitación original de Prabhupada, en la que encontré una versión del Bhagavad Gita en español y me sentaba a leer con él (con su imagen de cera en su mesa); hasta me he entrevistado personalmente con el mismísimo Jayapataka Swami, que es famoso discípulo original de Prabhupada que lleva ahora el cotarro a pesar de estar paralítico tras un derrame hace varios años. Los hechos que me llevaron a reunirme con él en privado fueron una sucesión de eventos clave, en línea, que aún hoy me cuesta creer. Coincidencias muy curativas.

Y todo esto tarareando siempre el maha mantra, claro.

Ahora, desde un lugar que he encontrado para ver la puesta de sol inmejorablemente sobre el Ganges, veo delfines inmensos cortar las aguas opacas, y decido con la oscuridad que me voy en unos días.»

* * *

Del Bhagavad Gita, libro clave del sagrado lugar, he escogido unos versos que me han llamado la atención, para despedirme.

Porque la mente es inquieta, turbulenta, obstinada y muy fuerte, ¡Oh, Krishna!, y someterla, creo yo, es más difícil que controlar el viento. (6.34)

Para aquel que ha conquistado la mente, la mente es la mejor amiga, pero para aquel que ha fallado en hacerlo, la mente será el mayor enemigo. (6.6)

Para aquel que ha conquistado la mente, la superalma ya está alcanzada, pues ha encontrado la tranquilidad. Para tal hombre, la felicidad o el estrés, caliente o frío, son lo mismo. (6.7)

Never was there a time when I did not exist, nor you, nor all these things, nor in the future shall any of us cease to be. (2.12, Krishna a Arjuna el guerrero, es mi favorita, la más tranquilizadora).

* * *

La religión hindú viene de las escrituras sánscritas impersonales de los Vedas, que no tienen un profeta o escritor concreto, y se les calculan unos 5000 años.

Hace 5000 años no había el estrés y sobredosis de información de hoy, ni la superpoblación, ni la necesidad de psicólogos o de curarse o relajar la pestaña, y sin embargo, hablan de la mente como cualquier filósofo actual. Son atemporales y permiten prestigio y soporte para profetas de todos los tiempos y edades. Dan práctica devocional y costumbres sociales, uniendo toda acción del hombre con la ley divina en armonía. El hinduísmo insta al hombre a adorar a un Dios conforme a su fé o dharma (leyes universales naturales cuya observación permite al hombre salvarse de la degradación y el sufrimiento; recordamos el palabro?) lo que la hace común con otras religiones, compatiblemente (los sabios indios consideran la Bíblia como la palabra de otro avatar de Dios, Jesucristo, igualmente válido que los demás). La religión universal es posible!

Un pensamiento en “Del budismo o del Gita, una conclusión

  1. Yo intento no matar ni asesinar y tal, pero tengo desde hace algo más de un año (por aquello de la situación geográfica desde entonces y su hábitat en cuestión) la terrible -lo sé- costumbre de coger con una servilleta de papel las babosas que entran en mi cocina y tirarlas a la basura. Ese hecho condicionará mi karma sin tener en cuenta otras cosas bondadosas que hago cada día con otros seres vivos? Por ejemplo, los caracoles, que también se empeñan en acampar en mi cocina, los cojo cuidadosamente y los lanzo por encima de la valla de la parcela al bosque. Tal vez tampoco así garantice su existencia, pues algún vecino tengo que los busca por las noches con una linterna para cocinarlos. (Pregunto, qué opinas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *