Pepón el trailero

24 agosto

Así que decidí largarme a Chiapas. Una vez rediseñada la mochila podía reencontrarme con mis amigos en San Cristóbal de las Casas, aunque fue difícil dejar Bacalar: es la tercera vez ya que debo plantearme en el viaje si sigo o me quedo una temporada en un sitio. El primero fue la casa de la familia jamaicana, el segundo fue en San Ignacio, Belice, haciéndoles una web por vivir con ellos en la granja, y el tercero este hombre del hostal que me dice que puedo ayudarle en algo parecido (web y recepción) y a la vez aprender vela a fondo en la laguna. [!!!]

No obstante, mi corazón dice que es pronto para quedadas y quiere ver más.
Empecé a hacer dedo tarde, como a las 14pm, Sigue leyendo

Adios, Playa del Karma

24 agosto

No volveré a Playa del Carmen.
Decisión tomada en la ruta por distancia, gasto y ganas de cerrar ya la elipse hacia el sur: Chiapas y Oaxaca.

Pero me quedo con un nudo en la garganta por no volver a ver a los amigos de allí y decir un último adiós. En mi cabeza quedan mil recuerdos de mis dos meses allí, y me vienen los mejores momentos. Se merece al menos un post… Sigue leyendo

Bacalar

18 agosto: Decidí volver a Méjico.

La vuelta desde las islas por Belice y la escapada a Guatemala me hicieron perder la ruta sur del país y quería retomarla. Crucé Belice de nuevo, la mayor parte a dedo, y entré en Méjico por Chetumal, para encontrarme con unos amigos en Bacalar, un lugar que no quería irme sin ver.

La laguna de Bacalar es una enorme extensión de aguas poco profundas con arena blanca muy suave y un oleaje ligero de tonos azules, esta laguna es parte de un sistema lagunar de aproximadamente 55 kilómetros de largo que comunica a la Bahía de Chetumal por el Rio ondo. Su nombre proviene del maya Sian Ka’an Bakhalal. Sian Kaán se traduce como nacimiento del cielo y bak halal quiere decir “cercado o rodeado de carrizos”. Entre los años 415 a 435 d.C, provenientes del sur, los mayas fundaron lo que hoy es Bacalar, permaneciendo en el lugar cerca de 60 años en su primer asentamiento.


Sigue leyendo

Flores desde un árbol

15 agosto

No podía abandonar el entorno de Petén sin visitar Flores, el campamento base para la mayoría de los turistas que visitan Tikal. Yo aún no me podía creer que la gente se quedara tan lejos y pagara tours de amanecer, teniendo el camping que yo utilicé, como opción.

Había que visitar Flores y merece la pena: es muy gracioso. Una isla enana en una esquina más del lago de Petén, más al sur que El Remate. Una pequeña superficie y un escaso diámetro. Una calle principal de un sentido la rodea por el borde, y de ahí para adentro, preciosas calles rurales empedradas y cuestas que van todas a dar a la plaza central, en lo más alto, con un modesto parquecito, una iglesia no tan modesta y una inesperada cancha de baloncesto donde juegan los locales, super bien además. Lo gracioso es que es un lugar un tantito de risa para que estos profesionales jueguen, porque cuando se va la pelota, pues en fin… que es que se va calle abajo, al agua.

Sigue leyendo

El Remate y una vida

01-IMG_8085
El Remate, Guatemala

Ahora si, después de un día de agotadora expedición por los senderos inacabables de Tikal, me disponía a encontrar una buena cama después de conseguir que una familia adinerada me bajase en su van hasta El Remate. Cuando estoy en modo exploración, cualquier sendero repentino que se cruce en mi camino merece una oportunidad de ser explorado, y me desvío para ver a dónde lleva, comenzando una nueva ruta y loop, y así… Ésto, en Tikal, es agotador!

El Remate es una pequeña población que dista de Tikal menos que cualquier otra. Es una parada cercana para turistas pero está muy tranquilo, al menos en ésta época, y cuando pasé por primera vez de camino a Tikal ví que estaba a orillas de un lago majestuoso, y que estaba orientado al oeste en su orilla: una puesta de sol en el agua segura.

Sigue leyendo

Tikal 3: día

Una vez pasados a modo de visita normal, está bien refrescar la memoria y meterle la cultura maya de improvisto para sentirlo mejor. Para ello, visiten primero éste nuevo post (atrasado) sobre mi visita a Chichén Itzá y los mayas.

También escribí sobre Valladolid.

Caminando por Tikal de día y sin la adrenalina de hacía unas horas, en la noche, me dió por caminar despacio y pasar largos ratos observando y pensando. Éso que tienen los templos de imaginártelos en su momento real, nuevecitos, y a las gentes haciendo vida de arriba a abajo. Imaginar a la gente en qué cama, imaginar cocinar con qué cacharros, imaginar fiestear con qué sustancias, imaginar, con esa indígena, qué polvete y dónde.

Sigue leyendo

Tikal 2: a mi manera

Pues verás.

A las 22.30 me desperté sobresaltado, con esa sensación de haberme dormido sin recoger o lavarme los dientes, mi cuerpo me decía que faltaba algo. Pero en realidad yo ya sabía lo que le faltaba a mi cuerpo, lo que me faltaba a mí.

Cuando digo que las piezas encajaban y mi cabeza empezaba a dar vueltas, quiero decir que una idea que hasta el momento conocía como imposible, empezaba a flotar en mi cabeza como posible. En realidad, ¿qué es imposible en esta vida?

Sigue leyendo